martes, 29 de diciembre de 2020

Strike with your sickle! May the enemy tremble

In 2018 Escupemetralla presented a musical documentary, directed by a certain Joan Fuster, about the infamous Catalan "procés", which was subsequently featured at that year’s edition of the James Oaktrees Wolf Prize for Espardenyist-Medieval-Trotskist Journalism. Espardenyes are typical Catalan shoes made of esparto rope traditionally worn by peasants, and by the members of Escupemetralla as well, when they feel patriotic.  

Our espardenyes

The film has not been available for several years. What follows is a full synopsis, for the enjoyment and headache of those who were born when the "procés" had already been thrown into the dustbin of History and replaced by a circus of giant yellow fleas.



Escape from Catalonia 2018

A film by Joan Fuster, soundtrack by Escupemetralla

Synopsis:

Warning! This synopsis may contain spoilers, plus a profusion of Catalan words and idioms that will surely make it difficult to read. A concise glossary of terms is provided at the end.

On October 1st, 2017, a tsunami reaching 89.3 magnitude hits the city of Barcelona, causing Catalonia to be separated from the continental mainland by flooding the Lleida province (now called the Ferrusol Sea) and turning it into an island from Sant Carles de la Ràpita to Puigcerdà. Just prior to this, a Catalan presidential candidate (an obscure reference to Guifré el Pilós), who is also an out-spoken, Christian fundamentalist and theocracist, had made a doomsday prediction of the disaster during his campaign, saying that Catalonia was a "paradise on Earth", and that, "like the mighty hand of God, waters will rise up and separate this paradise land from the sinful, sinful mainland that we used to call Spain."

Updated map of Catalonia after the tsunami (2018)

In the chaos that followed, the candidate is elected as the new President and a new constitutional amendment appoints him for life in office. This President declares that all people not conforming to the new "Moral Catalonia" laws he sets for the country (banning such things as rock and roll, industrial music, bullfights, “arroz a la zamorana”, and sex with non Catalans) will lose their citizenship and be deported to Pollença. Barcelona’s Raval district is turned into a penal colony of sorts. A containment wall is built around the district, armed guards and watchtowers are posted everywhere and those sent to that district are exiled permanently.

The "Sword of Guifré" satellite network threatening Barcelona

In 2018, Baños, a Che Guevara-like Baader-Meinhof revolutionary, seduces the President's daughter, Moreneta, via a holographic fax and brainwashes her into stealing her father's remote control to the "Sword of Guifré" super weapon, a series of high-tech satellites capable of destroying electronics anywhere on the planet using a focused sausage-with-beans pulse. The President had threatened to use the system to render male enemies of Catalonia "unable to function sexually", and eventually dominate the resulting world of eunuchs. Moreneta gets away in an escape parachute from Air Force Quatre Barres and lands on the Raval to be with Baños.

Moreneta's great-great-great-great-great-great-great-
great-great-great-great-great-grandma (and son)

With the satellites under his control, Baños promises to take back Catalonia with the assistance of an allied invasion force of Mongol nations that are standing by for his signal to attack. Baños threatens that if the President tries to stop him, he'll "flush the toilet" on the country and demonstrates his power by covering the capital with mud and cow dung. Baños also knows the secret "Catalan code" (which is 1714) that can activate all the satellites and knock out all sausage factories for the entire region.

Meanwhile, former hero, rescuer and criminal Snake Pilsen is back from Oktoberfest, and is captured for another series of crimes (he had had sex several times with a Portuguese girl). The President, the police base camp commander Milà i Fontanals (who is a single person, not two) and his aide Menèndes i Pelai (who, again, is a single person) arrive and offer him a deal: Snake will go to the Raval as an exile to retrieve the remote device. The President says he will give Snake a full pardon for all the crimes he has ever committed if he is successful. The President indicates he doesn't care if Moreneta is returned or not, saying she is a traitor and a "botiflera". Initially, Snake refuses to get involved, but to ensure his compliance, Milà i Fontanals tells Snake that he was secretly infected minutes earlier with the man-made Ratafia 7 virus, which will kill him in one century. If he completes the mission, Snake will be given the antidote, provided they can find one.

Menèndes i Pelai (left) and Milà i Fontanals (right) 
portrayed as the Catalonia bicephal police force

Snake is given a sub-machine water gun, a personal zoetrope, a Primark thermal-camouflage underwear, and a wrist cuckoo clock for how long he has to live. The virus works extremely slow, and Snake is given a device to record the decades counting down from one century to find the device and get out before he dies of boredom. The Raval is now in ruins, and a hot-bed of crime and dubious restaurants serving “arroz a la zamorana”. Snake sneaks into Raval with a nuclear-powered flying Bicing bike which he soon loses when the roof where it lands on crumbles, causing the bike to sink into a ‘80s disco.

Arroz a la zamorana, Raval style

Making his way across the district, Snake meets an array of characters. One of them is Louis Lake, a swindler who makes a living selling counterfeit marijuana cigarettes and fake red wine made from rotten grapes. Snake runs into a knife-wielding skinhead who drinks hair-restorers, and also passes by Avi Culé, a hippie surfer who surfs the tidal waves of corpses that frequent what is left of Robador street.

Snake Pilsen and Avi Culé strolling thru Raval district

Snake then meets a young woman whom directs him to the location of Baños’ camp, but they both get captured by a group of mutant Catalans from Perpinyà and held in the former Perecamps hospital where they are threatened by the insane and deformed "Surgeon General of L’Àrea de Guissona". Snake uses a knockout fart hidden in his crotch to subdue the Surgeon General and forces his people to release him and the young woman, and give them cakes. Snake and the woman escape to a nearby BurgerMcKentucky where after she reveals her romantic feelings for Snake, she is disfigured in the cross fire of deadly cupcakes.

Snake has a run-in with Avi Culé again who tries to lead him to Baños' camp, only to betray him and Snake is captured. An increasingly stoned Snake is brought to the former bullring where he is forced to kill a dozen bulls by trying to stab two of them at a time and at short distance with a corkscrew. Snake manages to bring down all of them with the power of his mind and earns praise and recogniton from the crowd. He escapes from the arena during another aftershock tsunami and gets away with a little help from Avi Culé who shows him how to surf the shit waves that wash over the area.

Snake hides out on board the former Hotel W, now transformed into an outboard motorboat, where he meets local gang leader Carmen of Calasparra, whom was formerly Bill 'Pistol' Burroughs, a transsexual and former accomplice of Snake from Calasparra, obviously, who after hearing about his mission to find the black box remote control device, tells him the Ratafia 7 virus is a propagandized lie and won't kill him in one century but in one hour. She agrees to help Snake attack Baños’ main camp to get the remote control device and escape from the Raval and from Catalonia. Snake and Carmen's dwarves ride miniature Catalan donkeys and run to Baños' staging area.

Ratafia 7, President's recipe. Commercially available in several flavours.

Snake and Carmen of Calasparra's dwarves arrive at the former amusement park, Happy Phantasy Island by the Sea, and in a climatic water gun battle, defeat Baños by drowning most of his men in a sea of Font Vella water and claiming the remote control device. Avi Culé appears again and offers his help to Snake, despite being a double agent playing both sides of an LP. Snake commandeers an even tinier miniature police flying Catalan donkey and grabs Moreneta with him as they, along with Avi Culé, Carmen of Calasparra and her few surviving dwarves, board the donkey to fly away. But then Baños fires some fireworks at the donkey, damaging one of its microscopic wings and leaving Carmen and her dwarves impotent. Avi Culé manages to steal a nationalist flag from Baños, but he falls out of the donkey and lands on the debris of the ‘80s disco. 

Spanish bull (left) and Catalan donkey (right)

Snake manages to fly the damaged donkey to the mainland where he and Moreneta abandon the poor animal before it transforms into an anti-nationalist, rational human being. Just then, Milà i Fontanals, Menèndes i Pelai, and the President appear with a platoon of drunken almogàvers. Snake then hands off the wrong remote to the President while Moreneta is taken to the electric chair for roasting and caramelizing, despite her pleas for vegetarianism. Snake is relieved, but only more angry than ever when the timer for his life runs out so slowly and he learns that the Ratafia 7 virus was indeed to be nothing more than a stupid case of the pujolitis virus, not in the least bit lethal to Snake.

Thinking he has control of the satellites, the President tries to use it to stop a British invasion force threatening all the swimming pools in Catalonia. Activating the remote, the President hears only Escupemetralla’s soundtrack for “Escape from Catalonia 2018” with lyrics of ”O Sweet Catalonia“ instead.

Trailer of Escape from Catalonia 2018. Soundtrack by Escupemetralla.

In anger, the President orders Snake to be given a slap on his cheek, but Snake had activated his zoetrope projector and the Snake that gets shot is Queen Elizabeth II disguised as a heavy metal guitar player. Snake activates the device, entering the Catalan code (1714), against pleas to stop. All over Catalonia, the satellites activate their weapons, thus shutting down the entire sausage production, and turning the country back into the Franco Ages. At the deportation center, Moreneta praises Snake for "turning off Catalonia", and saving her. The illusory Snake mistakes a button in his zoetrope and effectively turns off Catalonia instead of turning off himself.

In the final shot, Snake is a few millimeters away from the President’s face, who is now looking for him, when he finds a pack of counterfeit marijuana cigarettes on the ground and lights one up. The cigarette box is labeled "Desperta ferro". As Snake walks off into the woods as dawn is starting to break, he then starts to sing, "Strike with your sickle! May the enemy tremble…”

Note: The soundtrack for this documentary was included along with two other political-musical statements commemorating the 'procés' in The beautiful pork revealing the unknown to a pair of espardenyes. Listen them here.


Glossary of terms:

  • Procés: a confuse word, sometimes synonymous with slapstick.
  • James Oaktrees Wolf Prize: named in memory of a former trotskist turned hypercapitalist media mogul and armchair humanist.
  • Ferrusol Sea: named in honor of an ancient Catalan philanthropist.
  • Guifré el Pilós (Wilfred the Hairy): Bald Catalan count, 9th century.
  • Arroz a la zamorana: typical culinary recipe from Zamora that is very difficult to digest.
  • Baños: obscure politician and regular trash TV talk show host.
  • Moreneta (Little Brown One): popular and patriotic name of the Black Virgin of Montserrat.
  • Quatre Barres: the four red stripes of the Catalan flag.
  • 1714: the year when supporters of a Habsburg Austrian king were defeated by those supporting a French Borbon one.
  • Milà i Fontanals, Menèndes i Pelai (Catalan spelling for Menéndez Pelayo): 19th century intellectuals. Two Barcelona streets bear their names. 
  • Botiflera: traitor.
  • Ratafia: a former sweet alcoholic beverage turned virus.
  • Bicing: Barcelona’s bicycle sharing system.
  • Louis Lake: alter ego of a famous outmoded folk singer turned vineyard landlord.
  • Avi Culé (Barça’s Grandpa): a paunchy old man with a white beard who wears the Barça kit.
  • Catalan donkey: Catalan bull without horns.
  • Raval, Robador, Perecamps: just look at a map of Barcelona.
  • L’Àrea de Guissona: agricultural zone in central Catalonia, main producer of meat.
  • Font Vella: a Catalan brand of mineral water.
  • Almogàvers: soldiers from the Crown of Aragon, 13-14th centuries.
  • Pujolitis: a mild disease caused by an ancient President of Catalonia. 
  • "O Sweet Catalonia": first verse of The emmigrant, by 19th century “prince of poets” Jacint Verdaguer. “Sweet Catalonia, country of my heart…”. 
  • "Desperta ferro" (Awake iron): Almogàvers’ battle cry. Possibly related to the Ferrusol Sea somehow.
  • "Strike with your sickle! May the enemy tremble…”: verses from the pacifist and friendly Catalan hymn Els segadors (The reapers).
  • "The beautiful pork revealing the unknown to a pair of espardenyes": title and cover are borrowed from a Joan Miro's painting, The beautiful bird revealing the unknown to a pair of lovers.


martes, 11 de agosto de 2020

Veinticinco cuernos de rinoceronte

¿Veinticinco cuernos de rinoceronte? ¿Diez mil maníacos? ¿Uñas de nueve pulgadas? ¿Un millón de polis muertos? ¿Diez años después? ¿Motonieve veintitrés? ¿Siete notas siete colores? ¿Noche de tres perros? ¿Diez centímetros cúbicos? ¿Ascensores al piso decimotercero? ¿Frente doscientos cuarenta y dos? ¿Mil dolores pequeños? ¿Otro nombre numérico ingenioso para un grupo musical? Nada de eso, aunque algo tendrá que ver el artículo que aquí empieza. Sea usted paciente y lea hasta el final.

En el olvidado año de 1994 el sello discográfico Por Caridad Producciones recopiló veintiún temas musicales y no musicales que parecían venidos del espacio exterior y los publicó en un disco titulado Noise Club Uno, una suerte de adjunto sonoro de su revista/fanzine Noise Club. Por desgracia, o por caridad hacia los potenciales oyentes incautos, nunca hubo después unos discos llamados Noise Club Dos, Noise Club Tres, etc. 

En el citado disco aparecieron rutilantes estrellas del undergrún peninsular: el terceto Crek-Ignorant-Nubla desgajados de su propia masa, el hombre-a-una-armónica-pegado Toner y aquel héroe del mutismo llamado Tres, entre otros; fulgurantes astros de la periferia de nuestro mundo civilizado que eran amigos y residentes en Barcelona a ratos: Mark Cunnigham, Pascal Comelade y Jakob Draminsky; asteroides que orbitaban en la misma mesa de redacción del fanzine y de producción del disco (trabajadores de Por Caridad y miembros del grupo musical Mil Dolores Pequeños): Ajo, Javier Colis y Javier Piñango, este con el alias C-666; y agujeros negros en los que toda la luz que entraba era expulsada por un agujero blanco ubicado en el barrio de la Verneda de Barcelona, entrando al fondo a la izquierda: Escupemetralla, sin ir más lejos. 

Portada y lista de temas del CD Noise Club Uno

Portada del número 4 de la revista Noise Club

La canción con la que Escupemetralla participó en aquel disco llevaba el título de “Quiero ser guitarra de Esplendor Geométrico” y en ella el grupo pretendía, por una parte, y quizá como respuesta a “Moscú está helado” pero desde una perspectiva albanesa, hacer un pequeño homenaje al héroe del trabajo Arturo Lanz y al comisario de la luz Gabriel Riaza, conductores de la apisonadora de ruido industrial Esplendor Geométrico, que quisieron ser rusos soviéticos y acabaron siendo funcionarios del estado español; hacia 1993, sin embargo, el cuerpo de Riaza se hallaba ya en un retiro espiritual marroquí y su mente había sido trasplantada al cuerpo de Saverio Evangelista, como todo buen melómano conoce. 

Por otra parte, con esa canción Escupemetralla arremetían, provistos de un par de MS-20s y una guitarra sintética, contra la frialdad mecánica y la seriedad bolchevique-estajanovista de EG, extrañamente mezclada, por cierto, con el futurismo paleofascista que dimana del mismo nombre de ese grupo (los lectores ya habrán apreciado en la frase anterior la erudición de quien esto escribe). Frente a los ritmos brutalistas y militares difundidos por EG, aptos para concentraciones de tropas del Pacto de Varsovia, Escupemetralla venían a contraponer el colorido folklorismo de las manifestaciones del primero de mayo en Tirana. Aunque Arturo Lanz afirmó en una entrevista que “el sentido del humor es imprescindible en EG, como en la vida en general”, a continuación parece que hizo como si oyese llover cuando el entrevistador le comentó que “ya en el 84 [sic] Escupemetralla os rendían pleitesía con su canción ‘Quiero ser guitarra de Esplendor Geométrico’”.

Más aún, así como en general Esplendor Geométrico mostraban una propensión a ordenar el caos embutiéndolo en percusiones trazadas con regla de cálculo para alegrar supuestamente los envarados bailes del domingo en un koljós, Escupemetralla tendían a lo contrario, es decir, a desordenar el ruido, si cabe, a introducir una guitarra distorsionada donde menos se la espera y a transformar las masas proletarias en hordas de jevis. Hay que precisar, en cualquier caso, que en la primera formación de Esplendor Geométrico sí había habido un guitarrista. ¿Qué habría ocurrido si, como hicieron Los Pecos con su guitarra, EG hubiesen seguido surcando “senderos que / en mi imaginación / fueron caminos de amor / de risa y de candor”?

El 17 de julio de 1994, Ajo, Javier Colis y Javier Piñango visitaron a Jesús Ordovás en su templo de Radio 3 llamado “Esto no es Hawaii” para presentar el disco Noise Club Uno. En el programa, de una hora de duración, se radiaron y se comentaron casi todos los temas del disco. Esta es la transcripción aproximada de la intervención de Ordovás y de los Por Caridad antes y después de que sonase el tema “Quiero ser guitarra de Esplendor Geométrico”:

Ordovás: “… y después vamos a oír a Escupemetralla, que son ¿quiénes?”

Un Javier: “Pues Escupemetralla…”

Otro Javier: “Pues un ente [ininteligible]…”

Ordovás (interrumpiendo): “Aquí pone Mujama-má y Mujama-mód”

Ajo: “Pelicanistas…”

Un Javier: “Son dos pelicanistas, no sabemos mucho de ellos, son así como un poco herméticos…”

Ajo: “Son muy herméticos y, además, teniendo en cuenta que esta canción fue grabada el 5 de agosto del año 2025…”

Un Javier: “… pues hay poca información”

Ajo: “… poca información [ininiteligible]”

Ordovás: “Está lleno de extraterrestres este compacto [ininteligible]…”

Un Javier: “Lo que sí que podríamos decir es que, quien quiera saber más de ellos o quiera ponerse en contacto con ellos, no tiene más que escribir a Clonaciones…”

Ajo “… Petunio…”

Un Javier: “… Petunio …”

Ordovás: “… al apartado 19106, 08080 de Barcelona, efectivamente, viene aquí la dirección, si queréis poneros en contacto con Escupemetralla. Y este título me recuerda a mí evidentemente a otro de un personaje …mmm… que hizo una canción llamada ‘Quiero ser guitarra de Siniestro Total’…”

Un Javier: “Ajá”

Ordovás: “… la canción se llama ‘Quiero ser guitarra de Esplendor Geométrico’”

[Suena la canción]

Ordovás: “Escupemetralla, así se llama este grupo, son extraterrestres islámicos de Barcelona…”

Un Javier: [risa contenida]

Ordovás: “… se llaman Mujama-má y Mujama-mód, son pelicanistas y su guitarra se puede decir que es una, mejor, su canción, es una puesta al día de una canción que hizo un personaje llamado P.P. Tan Solo … mmm… en los días en que Siniestro Total aparecían en el horizonte de Vigo y tomaron todo el mundo a través de la jungla de ‘Esto no es Hawaii’. Escupemetralla, ‘Quiero ser guitarra de Esplendor Geométrico’. Estamos aquí oyendo algunas de las canciones de un compacto que es el primer volumen del Noise Club, del club del ruido, que trae veintiuna canciones.”

¡Bravo por Ordovás y por los Por Caridad! Tenga en cuenta el lector tres cosas importantes. Primera, que los componentes de Escupemetralla se llaman Muhammad y Muhammad, y que la mala fonética del locutor se debió probablemente a que la tipografía de la portada del disco estaba escrita a mano y en ocasiones resultaba algo difícil de descifrar para ojos no adiestrados. Segunda, que la dirección postal que se cita hace muchos años que quedó inoperativa debida a un incendio eléctrico pavoroso que consumió un distrito entero de Barcelona. Y tercera, que a quien esto ha transcrito le ha resultado imposible distinguir las voces de los Javieres. Por si acaso la transcripción anterior es insuficiente, aquí pueden escucharse estas intervenciones y la canción, tal como sonó ese día en Radio 3.

En efecto, hacía más de diez años que el punkero alicantino P.P. Tan Solo había enviado su canción “Quiero ser guitarra de Siniestro Total” al programa de Ordovás, quien, como buen fan de Siniestro Total, no se cansó de radiarla y, según algunos, hizo famoso a Tan Solo. La canción se publicó en el año movido de 1983 en un disco recopilatorio editado por DRO y llamado “Punk? Qué Punk?” y en 1986 en un cassette punk del sello francés Freedom Fighters titulado “Fight and Fuck Pasqua” (Charles Pasqua era el denostado ministro del interior francés de aquel entonces). Posteriormente, P.P. Tan Solo se integró en la banda Carne de Psiquiátrico, de excelso y reducido recorrido, cuyo repertorio bien podría merecer el comentario que Arturo Lanz hace sobre el suyo propio: “Es que si escuchara grupos que hacen lo que yo, me volvería loco, no me apetece. De hecho, no escucho ni lo que he hecho yo.”

El músico alicantino P.P. Tan Solo

P.P. Tan Solo canta "Quiero ser guitarra de Siniestro Total"

No fue una casualidad que “Quiero ser guitarra de Esplendor Geométrico” apareciese un el recopilatorio Noise Club Uno, ni lo fue que Por Caridad llevasen el disco al programa de Ordovás. Todo formaba parte de un plan estratégico orquestado milimétricamente para llamar la atención del locutor gurú y lograr que Escupemetralla alcanzase la fama entre comillas.  Clonaciones Petunio obligó a Escupemetralla a incluir la canción en su cassette “Multimierda”, de 1995, entre otros temas con los que el encaje era, por decirlo suavemente, nulo. Sin embargo, ni a Escupemetralla ni a P.P. Tan Solo les fueron concedidos sus deseos respectivos. De hecho, qué podía esperarse de una canción calificada de “detritus industrial” hecha por un “insigne engendro del undergrún barcelonés de mediados de los 80” (según escribió Jaime Gonzalo en su blog en 2014). Como ya se ha dicho, Esplendor Geométrico no quisieron darse por enterados.

Transcurridos 25 años desde la publicación de “Quiero ser guitarra de Esplendor Geométrico”, a algún avispado gerente del sello discográfico Nøvak se le ocurrió que sería una buena idea invitar a variados músicos de aquí y de allá a remezclar las pistas originales, si es que había manera de encontrarlas. Tras forzar arcones con telarañas, desempolvar cintas magnéticas, reconectar multipistas venerables y re-procesar guitarrazos, finalmente se consiguió restituir gran parte del material sonoro con el que se había construido la canción. Se invitó a un centenar de artistas, de los que una veintena acabaron colaborando entusiasmados. Mención aparte debe hacerse de cierto tótem supuestamente industrialista y minero que pretendió cobrar una buena suma de dinero por trabajar en la remezcla, y que fue rechazado por capitalista explotador heteropatriarcal y enemigo del pueblo.

Una vez aceptada la invitación, los incautos artistas tuvieron acceso a un cofre musical repleto de loops, frases y ruidos extraídos o desgarrados de las grabaciones multipista mutiladas que Escupemetralla había logrado rescatar por unos minutos de su destino entrópico más probable. Naturalmente, delante de tan descomunal y proceloso maremágnum de material digitalizado nadie consiguió extraer, ni mucho menos utilizar, fragmento alguno de la pista original y, contrariamente a la propuesta, se dedicaron a hacer lo que cada cual mejor sabía hacer.

El proyecto acabó convirtiéndose en un catálogo de ausencias. Poca mención, si bien alguna, merecen aquellos que, habiendo aceptado el reto, desaparecieron luego sin siquiera dar una excusa, engrosando la creciente nómina de personajes de nula credibilidad con la que se va poblando nuestro mundo. No obstante, la principal ausencia, la que incomoda, es otra: desde el principio se quiso contar con la participación de Antón Ignorant, de quien nadie supo o pudo facilitar el contacto. Lejos quedaban las manipulaciones a las que dejó que Escupemetralla sometieran sus riffs en “Totum Revolutum”, sus colaboraciones con el BOES (véase la entrada sobre eso en este mismo blog) y, más lejos aún, la participación desinteresada (y aquí no hablamos de intangibles, conceptos y motivaciones) de quien esto escribe en que “Radiante Porvenir” viera la luz. Era un buen momento para recuperar, tal vez, el contacto perdido entre océanos de tiempo y espuma Atlántica. 

Este no es el momento ni el lugar para hacer un panegírico de Antón Ignorant; basta decir que era generoso como persona y como artista, así como un gran pensador y ejecutor (en los múltiples sentidos que esa palabra puede tener) de músicas. Seguro que hubiera parido una de las mejores contribuciones a este disco que, ahora, cuenta con una pista perdida, con un silencio especial que el buen oyente sabrá localizar entre tanto pandemonio guitarrístico y sintético. El recuerdo entrañable y la sentida ausencia es en este caso la de Víctor Nubla, que se hacen también evidentes con la pista que abre luminosamente el disco, una afortunadísima sustitución del tema original que nos regaló Macromassa. Aún hay otras ausencias menores que podrían enumerarse pero, por definición, será difícil percibirlas salvo a quien ande conectado a la internet psíquica de Austin Osman Spare.

El resultado final son 24 remezclas que, junto con el tema original, fueron publicados por Nøvak a finales del olvidado año de 2019 en un contundente doble CD con el título “25 años de paz”Esta vez Esplendor Geométrico sí se dieron por enterados y, cual cinta de Moebius, enviaron sorprendentemente una remezcla que puede interpretarse en el sentido de que EG quieren ser guitarra de unos que quieren ser guitarra de EG. Escupemetralla hicieron dos remezclas que no pasarán a la historia de la música barroca pero que pueden provocar insomnio.
Los artistas que contribuyeron remezclando o reinterpretando el “Quiero ser” fueron estos:


Mandivula participaron con esta remezcla

Escupemetralla reinterpretaron el tema

Y compusieron “Escupeguitarras” mediante el método paranoico-crítico
 
Críticos y reseñadores musicales de todo el planeta hicieron cola para publicar sus comentarios y pareceres sobre el doble CD. Bien, esa no es toda la verdad. Lo cierto es que algunos de ellos sí lo escucharon y publicaron reseñas, mientras que otros hicieron lo que venían haciendo desde antaño: como si lloviera. Quizá en la contumaz sordera de Rock de Lux respecto a las producciones recientes de Escupemetralla podría encontrarse el germen que propició el cierre definitivo de dicha publicación, y quizá se rodará una película de ciencia ficción sobre ese asunto en un futuro próximo. Demasiados quizás. Volviendo al mundo de lo concreto, he aquí breves extractos de reseñas publicadas durante los últimos meses:

“Prepárate para oír mucho ruido, muchos ritmos y muchas texturas agobiantes y desagradables que te arruinarán el día. Comencé a encontrarlo bastante nauseabundo tras una exposición prolongada [...]  cualquier compilación en la que se incluya a Macromassa debe tener buenas intenciones.” [traducido del inglés] (Ed Pinsent, The Sound Projector, 14.07.2020)

“Contiene un montón de ingeniosas remezclas y versiones que van desde lo experimental a lo bailable.” [traducido del inglés] (NM, Electronic Sound 64, abril 2020). 

“Encontrarás desde versiones minimalistas, atmosféricas y experimentales a otras industriales y robustas. Ya hemos hablado del sentido de humor de Escupemetralla. Por ejemplo, con su 'Escupeguitarras' podrás soltar una carcajada: habiendo solicitado el ansiado puesto de guitarrista,  incluyen numerosos samples de riffs clásicos del rock (desde Pink Floyd, Led Zeppelin y Jimi Hendrix a The Kinks).” [traducido del neerlandés] (Dimi Brands, Dark Entries, 12.03.2020)

“Este compendio es una excelente oportunidad para redescubrir la potencia creativa de un conjunto de artistas que han nutrido durante las últimas décadas el ámbito de la música experimental.” (Fernando O. Paíno, NoMelody Magazine, 29.02.2020).

En la portada del doble CD se contempla Barcelona desde el edificio del Piramidón, en el barrio de la Paz / la Verneda. El polígono de viviendas La Paz fue inaugurado oficialmente y con toda la pompa en 1966 por quien nueve años después acabaría descuartizado en un hospital como penitencia suprema por las masacres que ordenó durante las cuatro décadas anteriores. El tipo había organizado en 1964 una celebración, no solo nacional sino sideral, de los 25 años transcurridos en la paz de los cementerios y de las tapias de fusilamiento desde el golpe de estado en el que participó con el apodo de “el Cerillita”.

Portada alternativa desechada del doble CD

Esos “25 años de paz”, como se denominó la campaña de propaganda cerillista, dieron nombre no únicamente a dicho polígono sino al doble CD que nos ocupa. En este segundo caso, se trataba de unificar varios conceptos que a más de uno le parecerán imposibles de juntar: los años transcurridos desde la publicación de “Quiero ser” en 1994; la paz musical que supuso ese lapso de tiempo gracias a la oportuna ausencia de Escupemetralla de los escenarios; el hecho de que Muhammad y Muhammad se hubiesen criado en las calles de La Paz jugando a las canicas y rompiendo papeleras; el brutalismo arquitectónico de La Paz y su Piramidón, que enlazan con el brutalismo sonoro de Esplendor Geométrico; y, por último, la aparentemente tenue pero intensa  relación entre La Paz y varios distritos de Tirana, capital de Albania, antiguo paraíso-campo-de-concentración del dictador Enver Hoxha, ex-marxista-leninista-anti-revisionista, ex-maoísta y hoxhaista, claro. 

Precisamente, Hoxha aparece en la letra de “Quiero ser guitarra de Esplendor Geométrico”:

“Quiero ser la antorcha del proletariado
y en cabeza desfilar el uno de mayo
Propagar el credo del caudillo Hoxha
que iluminó Albania con su estrella roja”

y su mirada otea el prometedor futuro comunista desde la carátula interior y desde los mismos CDs de “25 años de paz”:

Los múltiples rostros de Enver Hoxha 

Por la tarde de un quizá frío 14 de diciembre de 2019, Muhammad y Muhammad presentaron en la Sala Niu de Barcelona el doble CD en una velada auspiciada por Nøvak. En la misma, diversos artistas participantes en las remezclas narraron sus aventuras y se sometieron a un detector de mentiras, con resultados variados. Los organizadores del evento habían invitado a un célebre musicólogo para que impartiese una conferencia sobre los aspectos espirituales y sociológicos de “Quiero ser guitarra de EG”, pero, por desgracia, se fracturó el tobillo el día anterior en un tonto accidente de parapente en el Cáucaso. Sin embargo, pudo enviar la conferencia grabada en vídeo y así pudieron disfrutarla los asistentes.

La conferencia del Dr. Piotr Balalaiky se tituló “Factores intrínsecos y extrínsecos de la aproximación logarítmica a la curvatura del cuerno del rinoceronte: un análisis xenomusicológico de 25 años de paz gracias a dios”, cuya transcripción letra a letra se ofrece como adjunto a este artículo. Haciendo gala de sus renombradas imposturas, el Dr. Balalaiky pergeñó una deslumbrante perorata trufada de exégesis y hermenéutica conceptual y musical del doble CD, a base de reciclar reseñas de música diversa previamente publicadas en la hoy extinta revista Rock de Lux.

Por fin hemos enlazado con los rinocerontes y sus cuernos, como podrá comprobar el lector que haya resistido hasta aquí. Y si tiene unos minutos más en los que invertir sus merecidas vacaciones, este es el vídeo de la conferencia.

Firmado: Muhammad y Muhammad


Factores intrínsecos y extrínsecos de la aproximación logarítmica a la curvatura del cuerno del rinoceronte: un análisis xenomusicológico de 25 años de paz gracias a dios

Piotr Balalaiky, PhD. Miskatonic University

Pero qué requetemodernos y centelleantes suenan estos cabezas de chorlito. ¿De verdad son Escupemetralla y sus numerosos amigos? Sacudíos los prejuicios, mamelucos. Estos tipos representan lo peor, vale, pero, objetivamente, en términos de pop actual, lo que hay detrás de sus nombres aquí y ahora suena fresco a rabiar como una jauría de perros rabiosos recién viviseccionados. Quizá incluso demasiado viviseccionados, por momentos. El eslalon es tan vertiginoso como excitante. Los rebordes lo-fi de sus ruidos de cisterna averiada han sido depurados en una suerte de hechizo pupúrrico donde la dosis de humor negro ha sido debidamente amplificada por un altavoz también averiado. Algún enclenque mental ya ha escrito que este doble cd es tan moderno que carece de estribillos o de ganchos fáciles; mentira cochina: hay coros, precoros, postcoros y requetecoros que se adhieren con fastidiosa facilidad, ¡malditos!, a la memoria histórica de José Luis Rodríguez Zapatero.

En general, el discurso no puede ser más gorrino y explícito, nos llega adobado en una rozagante cibercatarata de efectos y detalles que, a modo de ping-pong, van lanzando las canciones a toda mecha de un sitio a otro sin dejar que el oyente se acostumbre a nada. No hay baladas. No hay instrumentos reales. Todo es una engañifa. Es pop de zortzico que hace bzzzrrrr entre las orejas de un asno maniatado en la oreja de Enver Hoxha. Porque la música de Escupemetralla apela, sobre todo, al espacioso y confrontado mapa de sensaciones próximas que ofrece la vida en la cárcel y lo comunica mediante un penetrante mosaico de escueta instrumentación teñida de albaricoque aunque con marcados rasgos de betún, coronados por un extenso instrumental exclusivamente interpretado por orquestas de bandurrias electrificadas o por señoras que soplan flautas preparadas. La apuesta de Escupemetralla por el pop oblicuo, púbico y minimalista remite, en parte, no tanto a la estética como al ideario expuesto por ambos músicos en sus respectivas trayectorias e incluso a referencias como Robert Wyatt, Brian Eno y Marisol. Solo que aquí cuaja en un espacio de creación inédito para todos ustedes, sufridos borregos; en una hoja en blanco ante la que el instinto es más decisivo que el método o la técnica. Y, en este territorio, Escupemetralla se reestrenan convertidos ya en unos maestros de la indigencia.

Así, debe reconocerse el valor de coger el toro de la actualidad por sus acuíferos y servir un estupendo producto acorde a las últimas tendencias franquistas. Va a cumplir 25 años, es su séptimo álbum de fotos de primera comunión, su imagen pública es un sainete y ya dejó con un palmo de narices a Jesús Ordovás y demás cuadrilla de vendimiadores, por no hablar de mí mismo. Solo Salvador Dalí les puede mirar por encima del hombro. 

Un auténtico batallón de productores, compositores, arreglistas y vividores contribuyen a esta orgía de sonidos futuristas adaptada a los cánones de la canción comercial. Los hay de la industria de toda la vida, pero predominan nuevos valores como Bohemundo III, Raimundo de Trípoli y Godofredo de Bouillón. A la lumbre de esta filigrana que hoy les presentamos, se extienden 25 pociones de engañosa superficialidad, que subliman el uso del detalle mínimo como disparador anímico de cangrejos ermitaños. Ya sea en forma de imperceptible giro vocal o eco de teclado fugaz, el surtido de ganchos crece en este doble cd de manera exponencial a la velocidad con la que gotean las melodías inaudibles de una ducha asimismo averiada. 

Tal movimiento se salda con unas remezclas desconcertantes en lo instrumental, pero profundas y cálidas en lo lírico. Los colaboradores de Escupemetralla cargan sus plumas de pelícano semidevorado por un león con un discurso críptico alrededor de sus salvaciones y tormentos. Una dualidad de matices religiosos, ultracatólicos, que aqueja a todo el recorrido y se percibe ya desde el mismo título y desde los jeroglíficos utilizados para denominar este aglutinamiento de mezclas heterogéneas o marmóreas que forman el nuevo testamento de Escupemetralla.

Engañosamente incidental y bucólica, e inevitablemente siniestra, política y conceptual, la canción “Quiero ser guitarra de Esplendor Geométrico”, que se publicó en 1994, recrea con su gran título un elocuente viaje a pie por la Vieja Albión. Su sarcástico itinerario cuenta con el sonido colaborativo de cientos de músicos de toda Europa, un nadador cruzando el canal de la Mancha, el desmantelamiento de una fábrica, una manada de obedientes ovejas galesas y un discurso tartamúdico de Carles Puigdemont al son del “Moonlight Serenade” de Glenn Miller, todo magistralmente orquestado en 2019 por un bebé tataranieto de Francisco Franco Bahamonde, en este año de la más cateta historia reciente. 

Dos docenas de cañonazos de ruido acorazado para matar moscas que, de la inaugural y despendolada “Necesito contactar con Gabriel y Arturo” a ese abrazo del oso en clave hardcore que es “Escupeguitarras”, le dejan a uno como si le acabase de arrollar un ejército de buldóceres. Ni Escupemetralla ni sus colaboradores inventan nada, cierto, pero tampoco lo necesitan: les basta con agarrarse con uñas y dientes al borde de un acantilado, hacerles una opa hostil a Parchís y tomar impulso en un trampolín de pieles de plátano para firmar un doble cd que es un auténtico chute de estreptomicina, ideal para empezar la semana levitando un par de palmos por encima del suelo o rapándose el perineo con un cortacésped.

Estos discos son un remanso de 25 años de paz, la clase de fuerza arrebatadora que trasciende géneros, dogmas y épocas, pero respeta la tradición carpetovetónica por encima de todas las cosas feas. Sin esa tozudez con la que los puristas tratan de preservar el acervo experimentaloide como un cofre estanco, Escupemetralla –nacidos en el barrio de La Paz, de la Verneda barcelonesa, y con un lazo corredizo asfixiándoles la glotis– no habrían tenido nada que aprender del flamenco más puro. Lo hicieron primero en Moscú a 25 grados bajo cero, junto a Rosalía, quien alimentó su curiosidad natural con el ansia del conocimiento y una técnica colosal para partir nueces de palma con la palma de la mano. Así, empezaron a escarbar con la uña la inagotable herencia del flanger, iniciando un trayecto por la periferia de la razón que halla en la guitarra de carne de Esplendor Geométrico su más alta expresión paranoico-crítica.

jueves, 21 de mayo de 2020

BOES: Periodismo barato para gente pobre

Los Salmones Ahumanos, organización subterránea de la Vieja Barcelona del siglo pasado, destacaron por su incansable labor de diseminación del sinsentido en todas sus modalidades: anti-radiofónica, pseudo-periodística y cuasi-musical. En la primera de ellas, llevaron sobre sus hombros la extenuante labor de producir, durante 256 semanas, un programa llamado Escuela de Sirenas, desde el 21 de abril de 1983 hasta finales de la década de los noventa. En la segunda, publicaron unos cuantos libelos impresos con la técnica del recorta-y-pega titulados BOES (Boletín Oficial de la Escuela de Sirenas) entre 1986 y 1993. Y en la tercera, se dedicaron a la producción de cassettes de música moderna bajo la marca comercial de Clonaciones Petunio, entre 1985 y 1995; fruto de su perspicacia y buen hacer mercantil fueron dos álbumes de Iéximal Jélimite y cinco de Escupemetralla. En la revista Marabunta de Gràcia Territori Sonor apareció en 2012 una crónica reveladora de todo este asunto.

Logo de los Salmones Ahumanos

Antes de nada, es de rigor aclarar algunos conceptos que han ido quedando en desuso, a fin de facilitar la comprensión de este artículo a quienes jamás oyeron hablar de Monica Lewinsky. Por una parte, los/las cassettes eran unos objetos rectangulares de plástico que contenían una bobina de cinta magnética enrollada, en la que se grababan sonidos. Al colocar el objeto en un aparato llamado reproductor de cassettes y pulsar una tecla, la cinta se iba desenrollando por un lado y enrollándose en otro dentro del objeto y, de camino, pasaba por un cabezal del aparato que convertía la grabación magnética en sonido, para solaz o mortificación del sufrido usuario.

Grabación original en cassette del programa número 100 de la Escuela de Sirenas

Cartel de la Escuela de Sirenas, con caricaturas de los tres Salmones Ahumanos

Por otra parte, un periódico como el BOES se imprimía en papel, que era pulpa de árbol prensada y procesada en forma de láminas blancas donde se escribían las palabras; el papel también podía utilizarse para cubrir un embaldosado recién fregado, a fin de no ensuciarlo con pisadas, un uso para el que el BOES, debido a su tamaño DIN-A3, reunía óptimas condiciones.

Pues bien, la Escuela de Sirenas empezó a emitirse semanalmente desde un lugar en el que, como mínimo, encajaba mal: Radio Obrera de Barcelona. No pasaron muchos meses hasta que, en la puerta de la Sala Metro de la calle Llull (posteriormente llamada Sala 666), los Salmones Ahumanos se reencontraron con Salvador Picarol, quien les propuso que la Escuela de Sirenas pasase a emitirse en su Radio PICA, que había sido inaugurada tres años antes. Desde entonces, la Escuela siguió en antena hasta que Radio PICA fue clausurada por orden gubernativa en 1987, y regresó a las ondas hacia 1991. En octubre de 1985 la Escuela de Sirenas cumplió 100 retransmisiones y para celebrarlo se elaboró un programa especial de dos horas en el que intervinieron numerosos amigos y parientes; el programa fue publicado posteriormente por Duplicadora, el ancestro de los G33G Records. Aquí se pueden escuchar los primeros minutos de ese programa.

Pero no es mi propósito extenderme ahora sobre las características y contenidos de aquel programa de radio, al que, si el botón nuclear de Trump lo permite, dedicaré otra entrada de blog de no menos de 100 Mb. Bastará decir, de momento, que el programa consistía en intervenciones habladas de los Salmones sobre los eventos consuetudinarios que acontecían en la rúa: concursos delirantes, discursos políticos escritos por gorrinos altamente cualificados, insultos infantiloides, radionovelas rellenas de huesos de toro, recetas culinarias para dificultar el tránsito intestinal, soflamas demagógicas y seminarios sobre el culto a lo irracional y sus aplicaciones a la programación de ordenadores Sinclair ZX Spectrum, entre otras temáticas de moda en aquellos tiempos. Y todo ello aderezado por los arrullos musicales de Vivenza, Non, Merzbow, SPK, Social Deviation, Monte Cazazza, Whitehouse y FâLX çèrêbRi, por destacar algunos de los grupos con un estilo más asequible y relajante que sonaban habitualmente en el programa. Una frase que se escuchó en la Escuela de Sirenas fue: “tenemos el sano propósito de introducir por la ventana de su habitación una mula coja llena de moscas”. 

Los componentes de los Salmones Ahumanos eran tres individuos que habitaban en un país llamado Monegrilandia (contiguo a Monegronia), conocidos como Bum-bum, Crash-crash y Crédito Abiso.  Como puede comprobarse, fieles a sus intenciones, ya habían introducido esa mula y sus moscas acompañantes en sus hogares respectivos:

Los Salmones Ahumanos

Los dos primeros habían sido bautizados no en recuerdo de sus abuelos sino en reconocimiento de una de las obras musicales maestras de la década de los 80: el vinilo Songs for Swinging Larvae, del dúo británico Renaldo and The Loaf. La última canción de la cara A de ese disco, titulada de forma breve Honest Joe's Indian Gets the Goat on the Way to the Cowboys' Conga, contiene una coda de 52 segundos en la que se oyen repetidamente estas onomatopeyas: “boom boom crash crash boom boom crash crash…”, las cuales, en un tocadiscos sin retorno automático, se extienden hasta el infinito en el surco cerrado que finaliza esa cara (dejo al lector la labor de buscar por su cuenta las definiciones de “vinilo”, “tocadiscos” y “surco”). Pueden escucharse las onomatopeyas aquí, a partir de 2:53:


Para apreciar todo el disco en su justa medida, comprobar cómo es posible condensar toda la obra de The Residents sin utilizar un solo sintetizador y darle la vuelta como un calcetín en unos cuarenta minutos de nada, y encima sonar como los hijos bastardos de Sparks y Monty Python, aquí están las Songs for Swinging Larvae al completo. Por cierto, la intro de la segunda canción (A Medical Man, en 2:33) servía de melodía a las presentaciones de la Escuela de Sirenas:


El salmón ahumano encargado del diseño y construcción de casas de ladrillo era, por supuesto, Crédito Abiso. Afamado polemólogo y politólogo, y ptolomeólogo aficionado en sus ratos libres, era el encargado de la rama política de la Escuela de Sirenas. Desde su columna titulada Tribuna Porcina lanzó un nuevo partido llamado a regenerar la vida social y cultural de Monegrilandia: el P.E.D.O. (Partido de Energúmenos Dotados de Orejas), que se presentó a las elecciones generales de 1986 presidido por un desconocido Franklin Delano Roostit, nombre que pretendía ocultar, sin conseguirlo, al mismo Crédito Abiso. Según afirmó en el mítin de cierre de la campaña electoral, su partido ofrecería:

“… al fin, una escuela para cada niño monegrilandés, un hospital para cada enfermo, una mujer para cada dos hombres, dos mujeres para cada hombre, una carretera para cada coche, una paga extra cada cinco minutos, un gato per cápita, un peine per caspita, dos o tres padres para cada uno, el amor libre entre personas, animales o cosas casadas por la Iglesia, una docena de huevos y una ocarina.”

Con tamaña oferta electoralista es extraño que el partido no consiguiera ninguna representación.

Caricatura del Crédito Abiso en sus años mozos

Papeleta electoral del P.E.D.O.

Se publicaron 11 números del BOES, del 1 al 10 más uno extra graciosamente numerado como 200. Se imprimía en hojas DIN-A3 por ambas caras en una copistería del Passeig Maragall de Barcelona, cuyo encargado pretendía no mirar el contenido de lo que fotocopiaba, y se mandaba por correo a aquellos oyentes de la Escuela de Sirenas que previamente habían enviado sellos de correos para sufragar el gasto (no voy a definir aquí qué era un “sello de correos”). No queda constancia de las tiradas, pero parece ser que rondaban el centenar por número. Por gentileza de los Salmones Ahumanos, al final de este artículo se presenta, debidamente ordenada, la colección completa del BOES. 

Por regla general, los artículos que se publicaban en el BOES eran elaborados no con unos inexistentes Word ni Photoshop sino recortando (con cúter, tijeras y mucha paciencia) frases, palabras y letras de textos de periódicos y revistas, elementos que eran re-combinados (o re-cauchutados, como decía una propaganda de la Escuela) y ensamblados con pegamento para construir noticias delirantes. Por el mismo procedimiento se construían anuncios de productos, de eventos y de cursillos que parodiaban los originales, a veces con un mal gusto propio de malévolos escolares de primaria. Podría decirse que el proceso de producción se basaba en el llamado “cut-up”, pero la edición del texto o el anuncio no era aleatoria, sino que podría calificarse, sin pretenderlo, como una aplicación del método paranoico-crítico daliniano. Un ejemplo de este método, aparecido en el BOES número 1, fue la noticia “Las Trillizas’ bautizan al primer varón de su familia”:

“Por fin las ‘Trillizas’, que en España se hicieron famosas gracias a Jean-Bedel Bokassa, antiguo dirigente de la República Centroafricana, han podido bautizar al primer varón de la familia. Las tres están casadas con un chimpancé y son madres de Julio Iglesias. El orgulloso padre dio a luz a un precioso retoño de ocho meses, que se llama Renato y al que ha puesto por nombre Clemente. La ceremonia se celebró durante las pasadas fiestas de San Fermín en Buenos Aires. María Embolia presentó a los medios informativos a su hijo, tan fuerte que es capaz de acabar con las bacterias, los hongos y los nematodos que pueden provocar graves enfermedades, no sólo a los animales, sino también a los humanos.”

La noticia iba acompañada de una fotografía del propio Bokassa sosteniendo a un niño con calcetines blancos gigantes, con la leyenda “Mª Embolia y su hijo”. Hay que precisar que, en el universo onírico de los Salmones Ahumanos, las trillizas eran María Amelia, María Amalia y María Embolia, alias de las tres trillizas actrices y cantantes argentinas que habían sido famosas haciendo de coristas de Julio Iglesias (o Julio Minglanillas, según la Escuela) y cuyos nombres auténticos son María Laura, María Emilia y María Eugenia. Otro ejemplo del método es un aviso publicado en el BOES número 5, titulado “Aviso” y acompañado de la foto de un tipo amenazador con la cara pintada de blanco y blandiendo un hacha:

“Desde el pasado 1 de noviembre falta a su domicilio en Piera, Carlos Muntaner Sabas, de 431 años de edad y 0,80 m. de estatura. Tiene el pelo moreno, con algunas canas, lleva bigote y le faltan 53 dientes. En el momento de su desaparición vestía pantalón azul maricón, cazadora a cuadros y camisa beige. Padece una enfermedad que le disminuye la memoria y el lenguaje, pronunciando sólo palabras como ‘Vale, hola, o bofpronugatsenculo’. Se ruega a quien pueda tener noticias que no se ponga un envoltorio de papel de pedos en su domicilio, sino cinco.”

Este aviso iba firmado por Trade Trade, oyente de la Escuela y uno de los colaboradores externos del BOES más prolíficos, a quien se deben memorables artículos, reseñas incomprensibles de programas de televisión y píldoras como puñetazos diseminadas por los distintos números del BOES. La escatología pueril y la fijación por las ventosidades se hicieron un lugar más allá del partido político de Crédito Abiso, como puede comprobarse.

Otra de les especialidades periodísticas que identificaban al BOES eran los anuncios comerciales idiotizantes. Véanse estos, aparecidos en los números 4, 7 y 10:


A partir del BOES número 3, oyentes y conocidos (y también desconocidos) empezaron a enviar colaboraciones, gracias a las cuales los Salmones Ahumanos pudieron tomarse algunos descansos de su arduo trabajo de recorta-y-pega. Entre las colaboraciones más destacadas se encontraban los cómics de Daniel Sedcontra (antes de ser conocido con este nombre), las crónicas de sociedad del ambiente pre-olímpico de Guillem C. (miembro de los 4 Sellos y de G33G, que firmaba con pseudónimos varios, entre ellos el de “Sónica Lunch de Tuercas”), los ensayos sobre arte, anti-arte y mail-arte de Antón Ignorant (que firmaba como “Un señor”), los comentarios político-deportivo-escatológicos de Juan Crek (que lo hacía como “José Manuel López”), las filípicas, posters y otras hierbas estupefacientes de Víctor Nubla (“Eva Molar”) y las apariciones impredecibles de Trade Trade en forma de cómics dadaístas y sermones de frenopático, en una ocasión bajo su nombre real, Roy Medvédevarotzky Fargelberch. 

Como suele ocurrir, el ímpetu inicial que originó esa avalancha de prensa de una sola hoja fue desvaneciéndose con el tiempo y, cuando Radio PICA volvió a las ondas en 1991, los Salmones Ahumanos dedicaron sus esfuerzos creativos de nuevo a la radiodifusión, no sin antes decretar el fin del BOES con el número 200. Este número fue compuesto casi en su totalidad con un procesador de textos (había llegado el siglo XX y era el momento de renovar el instrumental) y, cerrando el círculo infernal que se había iniciado con las Trillizas, lo dedicaron a la boda de aquel año 1993, de la que ya nadie debe acordarse. Se trataba de los esponsales de dos famosos de cartón piedra, la hijísima de su padre y de su madre Chárnegui Minglanillas Presley y el no menos retoño consentido Micardo Conill Verga, quienes acapararon las portadas de las revistas del absurdo, incluido el BOES, por supuesto; dejo al lector avispado averiguar a qué humanos banales y reales correspondían esos nombres. En un extenso reportaje subvencionado parcialmente por la Asociación de Amas de Casa Amigas del Butano, el BOES se hizo eco de la asistencia a ese festejo de personajes como el juez de la serie Bonanza, el padre Mañanet, José María Ruiz-Macacos y el conducator Ceaucescu en efigie, por nombrar a los más célebres. En el mismo número, y ya como despedida, se incluyó una entrevista personal con los músicos industriales Mario Lanz y Gabriel Saimaza, que asomaron sus semblantes en una entrañable foto rodeados de unos Donald, Micky y Minnie de peluche.

 Cartel y pegatina de la Escuela de Sirenas ("these people are sick")

Veintipico años después de nadar sumergidos en los océanos del olvido (qué bien suena esta frase), los Salmones Ahumanos reaparecieron fugazmente en la inauguración de una exposición organizada por Gràcia Territori Sonor, titulada precisamente Salmones Ahumanos. These people are sick. Durante un mes diversos fragmentos del BOES, carteles de la Escuela de Sirenas y cartas manuscritas de antiguos oyentes del programa permanecieron expuestos en las paredes de la sede de GTS. La inauguración tuvo lugar el 16 de mayo de 2018 y en ella los locutores de la extinta Escuela de Sirenas interpretaron un mini programa de radio con un guión escrito para la ocasión. Como maestro de ceremonias, Víctor Nubla hizo los honores y Sedcontra intervino con una locuacidad hasta entonces desconocida. Los asistentes tuvieron la oportunidad de hacerse con los once números del BOES, reimpresos especialmente para la ocasión. Si el lector se perdió el evento, ahora puede agenciárselos guardando en su disco los documentos que aparecen más abajo. De nada.

Foto borrosa de Víctor Nubla presentando a los Salmones Ahumanos, 16/05/2018


BOES 1, julio 1986


BOES 2, agosto 1986


BOES 3, septiembre/octubre 1986


BOES 4, noviembre/diciembre 1986


BOES 5, enero/febrero 1987


BOES 6, marzo/abril 1987


BOES 7, mayo/junio 1987


BOES 8, enero 1988


BOES 9, marzo 1988


BOES 10, julio 1988


BOES 200, octubre 1993



Firmado: Muhammad V